Eduardo Vallejo Pinto

EDUARDO VALLEJO PINTO.

Coreógrafo, bailarín y productor Español, actualmente afincado en Madrid, ha desarrollado su carrera profesional en danza clásica y danza contemporánea en diferentes instituciones Europeas y de Oriente Medio.

Sus conocimientos artísticos no se limitan a la danza, Eduardo se ha formado en artes plásticas y dramaturgia, así como en artes marciales y fotografía.

Ha impartido clases y talleres en festivales internacionales y escuelas como en John Moore Liverpool University / Institute of the Arts, Barcelona, Elephant in the Black Box, World Dance Movement, Dansens Hus Linköping, Scandinavian Dance Academy, Palatul Universul, Escuela de Ballet África Guzmán,Les Naves, Danza in Fiera, IaModern Event & WorkLab, entre otros.

Desde 2016, Eduardo se establece como coreógrafo independiente. Ha creado trabajos como Cuéntaselo al Polvo, Refraction o Indulgence.

Ha sido reconocido con numerosos apoyos y residencias artísticas de instituciones como el Centro Coreográfico Canal, Centro de Cultura Contemporánea Conde Duque, Compañía Nacional de Danza, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid, Losdedae, así como Teatro del Bosque y Teatros del Canal. En 2020 fue seleccionado para el proyecto ThinkBig para jóvenes coreógrafos, colaborando así como con el Staatsballet Hannover dirigido por Marco Goecke y el Staatstheatre Festival Hannover con una nueva creación con estreno en este último en Septiembre de 2021.

En 2018 funda su propia productora Batbox Productions que sirve como infraestructura para sus propias creaciones y colabora con otras del mundo audiovisual como Sony Music, Freemantlemedia, Craneomedia, Oysho Studio, entre otros.

En 2019 crea Ogmia, compañía de danza en la que Eduardo crea ininterrumpidamente y que reúne a distintos tipos de profesionales procedentes de la danza, la fotografía, el cine, el teatro y la producción. De esta manera Eduardo se dedica por completo a su carrera como coreógrafo.

Actualmente se en encuentra en gira con sus dos últimas creaciones No Time to Rage y The Holy Trinity.

La obra de Eduardo Vallejo Pinto, cobra una fuerza formal y poética que se traduce en un estilo inconfundible. En cada una de sus obras, hay un pacto arcano en el que la necesidad se transforma en supervivencia y el movimiento pasa a supeditarse a las necesidades del alma.

Eduardo deja atrás el academicismo dominante en la danza para retratar una sociedad divergente. Sus temas recurrentes son y seguirán siendo determinantes en su trayectoria, como por ejemplo la crítica política y social, roles de género, relaciones interpersonales y sus consecuencias o conceptos adheridos a periodos concretos de la historia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies